Florilegio theravada

La Doctrina de los Ancianos.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 2132
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Budismo secular
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada

Mensaje por Ananda »

SN 4,5 Dutiyamarapa Sutta

En una ocasión, el Bienaventurado estaba morando en Baranasi, en el Parque de los Venados en Isipatana. Estando ahí, el Bienaventurado se dirigió a los bhikkhus con estas palabras:

"Bhikkhus". - "Si, venerable señor", respondieron los bhikkhus y el Bienaventurado continuó:

"Yo, bhikkhus, he trascendido todas las ataduras, tanto las celestiales como humanas. Y vosotros también, bhikkhus, habéis trascendido todas las ataduras, tanto las celestiales como humanas. Salid, bhikkhus, de gira, para el beneficio de muchos pueblos, para la felicidad de muchos pueblos, movidos por la compasión por el mundo, por el bienestar, el beneficio y la felicidad de los devas y los seres humanos. No andéis entre dos por el mismo camino. Bhikkhus, enseñad el Dhamma que es agradable desde el principio, agradable en el medio y agradable al final. Explicad el espíritu y la letra de esta vida santa, completamente realizada y completamente pura. He aquí, bhikkhus, hay seres con poco polvo en sus ojos, quienes, si no escuchan el Dhamma, decaen, pero cuando sean enseñados en ella, crecerán. Y yo, bhikkhus, voy sólo a Uruvela, al asentamiento de la ciudad, con el propósito de enseñar el Dhamma."

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 2132
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Budismo secular
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada

Mensaje por Ananda »

SN 5.8 Sisupacala Sutta

En Savatthi. En aquel entonces, una mañana temprano la bhikkhuni Sisupacala se vistió y, tomando su cuenco y el hábito exterior, entró a Savatthi en busca de las limosnas. Después de haber caminado en Savatthi en busca de las limosnas, después de haber retornado de esa su habitual ronda de buscar comida y después de haberse alimentado, fue a la arboleda del Hombre Ciego para la morada diurna. Habiendo penetrado dentro de la arboleda del Hombre Ciego, se sentó al pie de un árbol para su morada diurna.

Entonces, el Mara, el Malvado se acercó a la bhikkhuni Sisupacala y se dirigió a ella:

“¿Cuál es el credo que apruebas, bhikkhuni?”

“No apruebo credo alguno, amigo”.

¿Bajo quién has afeitado la cabeza?
Has aparecido como una asceta
Y aún no apruebas credo alguno,
Entonces, ¿por qué deambulas como desconcertada?

[La bhikkhuni Sisupacala]

He puesto mi confianza fuera de los puntos de vista
Y fuera de los seguidores de los credos.
No apruebo sus enseñanzas
Porque no son hábiles en el Dhamma.
Pero he aquí hay uno nacido en el clan de los sakyas,
El Iluminado sin igual,
Conquistador del todo, el que subyugó al Mara,
A quien todos comparecen,
Libre y desapegado del todo,
Un visionario que ve todo.
El que ha puesto el fin al kamma,
Liberado en la extinción de las adquisiciones,
El Bienaventurado es mi Maestro:
Su Enseñanza es la que apruebo.

Entonces, el Mara, el Malvado se dio cuenta de eso: “la bhikkhuni Sisupacala me conoce”, por lo cual, triste y decepcionado desapareció de allí.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 2132
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Budismo secular
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada

Mensaje por Ananda »

SN 5.10 Vajira Sutta

En Savatthi. En aquel entonces, una mañana temprano la bhikkhuni Vajira se vistió y, tomando su cuenco y el hábito exterior, entró a Savatthi en busca de las limosnas. Después de haber caminado en Savatthi en busca de las limosnas, después de haber retornado de esa su habitual ronda de buscar comida y después de haberse alimentado, fue a la arboleda del Hombre Ciego para la morada diurna. Habiendo penetrado dentro de la arboleda del Hombre Ciego, se sentó al pie de un árbol para su morada diurna.

Entonces, el Mara, el Malvado, deseando causar miedo, temblor y terror a la bhikkhuni Vajira, deseando hacerla caer de la concentración, se acercó y se dirigió a ella en verso:

¿Por quién ha sido creado este ser?
¿Dónde está el creador del ser?
¿Dónde surgió el ser?
Y, ¿dónde el ser cesa?

Entonces, a la bhikkhuni Vajira se le ocurrió el siguiente pensamiento: “¿Quién es éste que recita el verso –un ser humano o un ser no humano?” Acto seguido se le ocurrió esto: “Este es el Mara, el Malvado, quien recita el verso deseando causarme miedo, temblor y terror, deseando hacerme caer de la concentración.”

Entonces, la bhikkhuni Vajira, habiendo entendido “este es el Mara, el Malvado”, le replicó en versos:

¿Por qué asumes [la existencia del] “ser”?
¿Es este tu especulativo punto de vista, Mara?
Este es un montón de puras formaciones:
Aquí no se encuentra ser alguno.
Al igual que para llamar al ensamblaje de las partes,
Se usa la palabra “carro”,
De la misma manera cuando esos cúmulos aparecen,
Se acostumbra decir “el ser”.
Pero es que sólo la insatisfacción llega a existir,
Es la insatisfacción que está y desaparece,
Nada más que la insatisfacción llega a ser,
Y nada más que la insatisfacción cesa.

Entonces, el Mara, el Malvado se dio cuenta de eso: “la bhikkhuni Vajira me conoce”, por lo cual, triste y decepcionado desapareció de allí.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Responder