Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

La Doctrina de los Ancianos.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 3789
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Las Cuatro Nobles Verdades
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Ananda »

AN 10,91 Kamabhogi Sutta

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la arboleda de Jeta, del parque de Anathapindika, cerca de Savatthi. Entonces, el hombre hogareño Anathapindika se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Y el Bienaventurado le dijo:

“Hombre hogareño, he aquí estas diez clases de personas que disfrutan de los placeres sensuales que pueden ser halladas existiendo en el mundo. Y, ¿cuáles son esas diez?

[I. Exposición]

[A. Aquellos que buscan las riquezas incorrectamente]

(1) “He aquí, hombre hogareño, hay alguien que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas incorrectamente, por medio de la violencia. Habiendo actuado así, no se hace feliz ni satisfecho a sí mismo, no comparte las riquezas ni realiza actos meritorios.

(2) “Además, hay otro que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas incorrectamente, por medio de la violencia. Habiendo actuado así, se hace feliz y satisfecho a sí mismo, pero no comparte las riquezas ni realiza actos meritorios.

(3) “Además hay otro que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas incorrectamente, por medio de la violencia. Habiendo actuado así, se hace feliz y satisfecho a sí mismo, comparte las riquezas y realiza actos meritorios.

[B. Aquellos que buscan las riquezas recta e incorrectamente]

(4) “Además, hombre hogareño, hay otro que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas de las dos maneras: recta e incorrectamente, tanto por medio de la violencia como sin violencia. Habiendo actuado así, no se hace feliz ni satisfecho a sí mismo, no comparte las riquezas ni realiza actos meritorios.

(5) “Además hay otro que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas de las dos maneras: recta e incorrectamente, tanto por medio de la violencia como sin violencia. Habiendo actuado así, se hace feliz y satisfecho a sí mismo, pero no comparte las riquezas ni realiza actos meritorios.

(6) “Además hay otro que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas de las dos maneras: recta e incorrectamente, tanto por medio de la violencia como sin violencia. Habiendo actuado así, se hace feliz y satisfecho a sí mismo, comparte las riquezas y realiza actos meritorios.

[C. Aquellos que buscan las riquezas rectamente]

(7) “He aquí, hombre hogareño, hay alguien que desfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas rectamente, sin violencia. Habiendo actuado así, no se hace feliz ni satisfecho a sí mismo, no comparte las riquezas ni realiza actos meritorios.

(8) “Además hay otro que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas rectamente, sin violencia. Habiendo actuado así, se hace feliz y satisfecho a sí mismo, pero no comparte las riquezas ni realiza actos meritorios.
(9) “Además hay otro que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas rectamente, sin violencia. Habiendo actuado así, se hace feliz y satisfecho a sí mismo, comparte las riquezas y realiza actos meritorios. Pero usa sus riquezas siendo atado a ellas, infatuado con ellas y ciegamente absorto en ellas, no viendo el peligro que está en ellas ni comprendiendo el escape.

(10) “Además, hay otro que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas rectamente, sin violencia. Habiendo actuado así, se hace feliz y satisfecho a sí mismo, comparte las riquezas y realiza actos meritorios. Además, usa sus riquezas sin atarse a ellas, sin estar infatuado con ellas ni ciegamente absorto en ellas, viendo el peligro que está en ellas y comprendiendo el escape.
► Mostrar Spoiler
[III. Conclusión]

“Estas son, hombre hogareño, las diez clases de personas que disfrutan de los placeres sensuales que pueden ser halladas existiendo en el mundo. De estas diez, la mejor, la primera, le preeminente, la suprema y la más elevada es aquella que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas rectamente, sin violencia, que se hace feliz y satisfecha a sí misma, comparte las riquezas y realiza actos meritorios, usa sus riquezas no siendo atada a ellas, no estando infatuada con ellas ni ciegamente absorta en ellas, viendo el peligro que está en ellas y comprendiendo el escape. Al igual que de una vaca proviene la leche, de la leche la cuajada, de la cuajada la manteca, de la manteca la fina mantequilla ghee, de la fina mantequilla ghee la crema de la mantequilla ghee, la cual es reconocida como la suprema entre todo ello, así también de estas diez clases de personas que disfrutan de los placeres sensuales, la mejor, la primera, le preeminente, la suprema y la más elevada es aquella que disfruta de los placeres sensuales buscando las riquezas rectamente, sin violencia, que se hace feliz y satisfecha a sí misma, comparte las riquezas y realiza actos meritorios, usa sus riquezas no siendo atada a ellas, no estando infatuada con ellas ni ciegamente absorta en ellas, viendo el peligro que está en ellas y comprendiendo el escape”.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 3789
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Las Cuatro Nobles Verdades
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Ananda »

AN 3,23 Sankhara Sutta

“Bhikkhus, he aquí hay tres clases de personas que se encuentran existiendo en el mundo. Y, ¿cuáles son esas tres?

“He aquí, bhikkhus, alguien genera aflictivas actividades corporales, aflictivas actividades verbales y aflictivas actividades mentales. En consecuencia, renace en un mundo de aflicción. Cuando renace en un mundo aflictivo, le tocan los contactos aflictivos. Siendo tocado por los contactos aflictivos, experimenta sensaciones aflictivas, exclusivamente penosas, como el caso de los seres en el infierno.

“Además, bhikkhus, alguien más genera actividades corporales no aflictivas, actividades verbales no aflictivas y actividades mentales no aflictivas. En consecuencia, renace en un mundo no aflictivo. Cuando renace en un mundo no aflictivo, le tocan los contactos no aflictivos. Siendo tocado por los contactos no aflictivos, experimenta sensaciones no aflictivas, exclusivamente placenteras, como el caso de los devas de la gloria refulgente.

“Además, bhikkhus, alguien más aún genera actividades corporales que son tanto aflictivas como no aflictivas, actividades verbales que son tanto aflictivas como no aflictivas y actividades mentales que son tanto aflictivas como no aflictivas. En consecuencia, renace en un mundo que es tanto aflictivo como no aflictivo. Cuando renace en un mundo que es tanto aflictivo como no aflictivo, le tocan los contactos que son tanto aflictivos como no aflictivos. Siendo tocado por los contactos que son tanto aflictivos como no aflictivos, experimenta sensaciones tanto aflictivas como no aflictivas, que mezclan placer y pena, como el caso de los seres humanos, algunos devas y algunos seres del mundo bajo.

“Estas son, bhikkhus, las tres clases de personas que se encuentran existiendo en el mundo”.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 3789
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Las Cuatro Nobles Verdades
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Ananda »

AN 3,109 Arakkhita Sutta

Entonces el hombre hogareño Anathapindika se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Y el Bienaventurado le dijo:

“Hombre hogareño, cuando la mente está desprotegida, están desprotegidas las acciones corporales, verbales y mentales.

“Para alguien, cuyos actos corporales, verbales y mentales están desprotegidos, sus acciones corporales, verbales y mentales están contaminadas. Para alguien, cuyos actos corporales, verbales y mentales están contaminados, sus acciones corporales, verbales y mentales están corrompidas. Alguien, cuyos actos corporales, verbales y mentales están corrompidos, no tendrá una buena muerte.

“Imagina si en una casa con el techo de dos aguas estuviera mal puesta la paja: entonces el pico del tejado, las vigas del techo y las paredes estarían desprotegidos; el pico del tejado, las vigas del techo y las paredes estarían contaminados; el pico del tejado, las vigas del techo y las paredes estarían corrompidos.

“Así también, hombre hogareño, cuando la mente está desprotegida, están desprotegidas las acciones corporales, verbales y mentales… Alguien, cuyos actos corporales, verbales y mentales están corrompidos, no tendrá una buena muerte.

“Hombre hogareño, cuando la mente está protegida, están protegidas las acciones corporales, verbales y mentales.

“Para alguien, cuyos actos corporales, verbales y mentales están protegidos, sus acciones corporales, verbales y mentales no están contaminadas. Para alguien, cuyos actos corporales, verbales y mentales no están contaminados, sus acciones corporales, verbales y mentales no están corrompidas. Alguien, cuyos actos corporales, verbales y mentales no están corrompidos, tendrá una buena muerte.

“Imagina si en una casa con el techo de dos aguas estuviera bien puesta la paja: entonces el pico del tejado, las vigas del techo y las paredes estarían protegidos; el pico del tejado, las vigas del techo y las paredes no estarían contaminados; el pico del tejado, las vigas del techo y las paredes no estarían corrompidos.

“Así también, hombre hogareño, cuando la mente está protegida, están protegidas las acciones corporales, verbales y mentales… Alguien, cuyos actos corporales, verbales y mentales no están corrompidos, tendrá una buena muerte”.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 3789
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Las Cuatro Nobles Verdades
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Ananda »

AN 3,81 Samana Sutta

“Bhikkhus, he aquí estas tres tareas del bhikkhu que han de ser practicadas por el asceta. Y, ¿cuáles son esas tres? La realización del entrenamiento en la conducta virtuosa superior, la realización del entrenamiento en la mente superior y la realización del entrenamiento en la sabiduría superior. Estas son, bhikkhus, las tres tareas del bhikkhu que han de ser practicadas por el asceta.

“Por eso, bhikkhus, deberíais entrenaros a vosotros mismos así: ‘Vamos a tener un gran deseo de realizar el entrenamiento en la conducta virtuosa superior, vamos a tener un gran deseo de realizar el entrenamiento en la mente superior y vamos a tener un gran deseo de realizar el entrenamiento en la sabiduría superior’. De esta manera, bhikkhus, deberíais entrenaros a vosotros mismos”.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 3789
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Las Cuatro Nobles Verdades
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Ananda »

AN 6,75 Dukkha Sutta

“Bhikkhus, poseyendo seis cosas un bhikkhu mora en la insatisfacción en esta presente vida —con dolor, angustia y fiebre― y, con el quiebre de su cuerpo, después de la muerte, ha de ser esperado para él un mal destino. Y, ¿cuáles son esas seis? Pensamiento de sensualidad, pensamiento de animadversión, pensamiento de causar daño, percepción sensual, percepción de animadversión y percepción de causar daño. Poseyendo estas seis cosas, bhikkhu, un bhikkhu mora en la insatisfacción en esta presente vida —con dolor, angustia y fiebre― y, con el quiebre de su cuerpo, después de la muerte, ha de ser esperado para él un mal destino.

“Bhikkhus, poseyendo seis cosas un bhikkhu mora en la felicidad en esta presente vida —sin dolor, angustia ni fiebre― y, con el quiebre de su cuerpo, después de la muerte, ha de ser esperado para él un buen destino. Y, ¿cuáles son esas seis? Pensamiento de renunciamiento, pensamiento de benevolencia, pensamiento de no causar daño, percepción del renunciamiento, percepción de la benevolencia y percepción de no causar daño. Poseyendo estas seis cosas, bhikkhu, un bhikkhu mora en la felicidad en esta presente vida —sin dolor, angustia ni fiebre― y, con el quiebre de su cuerpo, después de la muerte, ha de ser esperado para él un buen destino”.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 3789
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Las Cuatro Nobles Verdades
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Ananda »

AN 6,78 Sukkhasomanassa Sutta

“Bhikkhus, poseyendo seis cualidades, un bhikkhu abunda en felicidad y gozo en esta presente vida, y ha sentado las bases para la destrucción de las contaminaciones. Y, ¿cuáles son esas seis? He aquí, el bhikkhu se deleita en el Dhamma, se deleita en el desarrollo [mental], se deleita en el abandono, se deleita en el retiro, se deleita en la no aflicción y se deleita en la no proliferación. Poseyendo estas seis cualidades, un bhikkhu abunda en felicidad y gozo en esta presente vida, y ha sentado las bases para la destrucción de las contaminaciones”.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Adán
Mensajes: 628
Registrado: 07 Abr 2019 10:50

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Adán »

Ananda escribió: 20 Ene 2024 19:19 AN 6,78 Sukkhasomanassa Sutta
... y se deleita en la no proliferación.
Proliferación, papañcā.

Un término muy importante y que suele mencionarse poco.
Complicación, proliferación. La tendencia de la mente a proliferar los problemas desde el sentido del "yo". Este término también se puede traducir como pensamiento autorreflexivo, cosificación, falsación, distorsión, elaboración o exageración. En los discursos, se utiliza con frecuencia en los análisis de la psicología del conflicto.
https://www.wisdomlib.org/definition/papanca

Cuando hablando del Dhamma se le da vueltas a las cosas hasta marear, me viene a la cabeza: "papañcā"
Ya sea caminando o de pie, sentado o acostado, se flexiona y estira, éstos son los movimientos del cuerpo.
Vijaya Sutta "Victoria". Suttanipāta 1.11
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 3789
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Las Cuatro Nobles Verdades
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Ananda »

13124
Adán escribió: 20 Ene 2024 22:51 Cuando hablando del Dhamma se le da vueltas a las cosas hasta marear, me viene a la cabeza: "papañcā"
Lo subscribo.

"Amigos, ¿la meta la logra el que se complace y disfruta proyectando indiscriminadamente conceptos o el que no se complace ni disfruta con ello?'

"Bhikkhus, para responder correctamente, los renunciantes de otras escuelas tendrían que responder así: 'Amigos, el fin lo logra el que no se complace ni disfruta proyectando indiscriminadamente conceptos, no el que se complace y disfruta con ello'
. (MN 11 Culasihanada Sutta).

eq341

PD Algo le pasa a tu avatar, quizá deberías resubirlo a ver...
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Adán
Mensajes: 628
Registrado: 07 Abr 2019 10:50

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Adán »

Ananda escribió: 20 Ene 2024 23:40 PD Algo le pasa a tu avatar, quizá deberías resubirlo a ver...
Se ha desintegrado y vuelto a su origen... :D
Ya sea caminando o de pie, sentado o acostado, se flexiona y estira, éstos son los movimientos del cuerpo.
Vijaya Sutta "Victoria". Suttanipāta 1.11
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 3789
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Las Cuatro Nobles Verdades
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada - Lo que el Buda enseñó

Mensaje por Ananda »

Adán escribió: 21 Ene 2024 09:50 Se ha desintegrado y vuelto a su origen... :D
La impermanencia no respeta nada cunaooooo

AN 10,46 Sakka Sutta

En una ocasión, el Bienaventurado estaba morando entre los sakyanos, en la arboleda de Nigrodharama, cerca de Kapilavatthu. Entonces, el día de Uposatha, un grupo de sakyanos, seguidores laicos, se acercó al Bienaventurado: llegando allí le rindieron homenaje y se sentaron a un lado. Acto seguido el Bienaventurado les dijo:

“Sakyanos, ¿observáis vosotros el Uposatha de manera completa en sus ocho factores?”.

“A veces sí, Venerable Señor, y a veces no”.

“¡Ésta es vuestra desgracia, oh sakyanos, esta es vuestra pérdida! Mientras la vida peligra, por causa de la pena y la muerte, vosotros observáis el Uposatha de manera completa en sus ocho factores a veces sí y a veces no. ¿Qué opináis, sakyanos? Imaginad aquí a un hombre que, sin hacer nada perjudicial, se ganase diariamente la mitad de un kahapana por su trabajo. ¿Sería eso suficiente para llamarlo un hombre inteligente y emprendedor?”.

“Sí, Venerable Señor”.

“Y, ¿qué opináis, sakyanos? Imaginad aquí a un hombre que, sin hacer nada perjudicial, se ganase diariamente un kahapana por su trabajo. ¿Sería eso suficiente para llamarlo un hombre inteligente y emprendedor?”.

“Sí, Venerable Señor”.

“Y, ¿qué opináis, sakyanos? Imaginad aquí a un hombre que, sin hacer nada perjudicial, se ganase diariamente dos… tres… cuatro… cinco… seis… siete… ocho… nueve… diez… veinte… treinta… cuarenta… cincuenta kahapanas por su trabajo. ¿Sería eso suficiente para llamarlo un hombre inteligente y emprendedor?”.

“Sí, Venerable Señor”.

“Y, ¿qué opináis, sakyanos? Si él ganase cien o mil kahapanas día tras día, depositase todo lo que gana y tuviese un espacio vital de cien años, viviendo cien años, ¿podría adquirir una gran masa de riquezas?”.

“Sí, Venerable Señor”.

“Y, ¿qué opináis, sakyanos? A causa de sus riquezas, por motivo de sus riquezas, a causa de sus riquezas, ¿podría aquel hombre experimentar exclusivamente la felicidad día y noche, o por espacio de medio día o media noche?”.

“No, Venerable Señor. Y, ¿por qué no? Porque los placeres sensuales son transitorios, vacíos, falsos y decepcionantes”.

“Sin embargo, sakyanos, mi discípulo que mora diligente, ardiente y resuelto por espacio de diez años, practicando de acuerdo con lo que le instruí, podría experimentar exclusivamente la felicidad por cien años, mil años, cien mil años o diez millones de años. Y él podría ser alguien que una-vez-retorna, alguien que no-retorna o alguien que entra-en-la-corriente.

“Pero dejemos de lado diez años, sakyanos. Mi discípulo que mora diligente, ardiente y resuelto por espacio de nueve años… ocho años… siete años… seis años… cinco años… cuatro años… tres años… dos años… un año, practicando de acuerdo con lo que le instruí, podría experimentar exclusivamente la felicidad por cien años, mil años, cien mil años o diez millones de años. Y él podría ser alguien que una-vez-retorna, alguien que no-retorna o alguien que entra-en-la-corriente.

“Pero dejemos de lado un año, sakyanos. Mi discípulo que mora diligente, ardiente y resuelto por espacio de diez meses… nueve meses… ocho meses… siete meses… seis meses… cinco meses… cuatro meses… tres meses… dos meses… un mes… medio mes, practicando de acuerdo con lo que le instruí, podría experimentar exclusivamente la felicidad por cien años, mil años, cien mil años o diez millones de años. Y él podría ser alguien que una-vez-retorna, alguien que no-retorna o alguien que entra-en-la-corriente.

“Pero dejemos de lado medio mes, sakyanos. Mi discípulo que mora diligente, ardiente y resuelto por espacio de diez noches y diez días practicando de acuerdo con lo que le instruí, podría experimentar exclusivamente la felicidad por cien años, mil años, cien mil años o diez millones de años. Y él podría ser alguien que una-vez-retorna, alguien que no-retorna o alguien que entra-en-la-corriente.

“Pero dejemos de lado diez noches y diez días, sakyanos. Mi discípulo que mora diligente, ardiente y resuelto por espacio de nueve noches y nueve días… ocho noches y ocho días… siete noches y siete días… seis noches y seis días… cinco noches y cinco días… cuatro noches y cuatro días… tres noches y tres días… dos noches y dos días… una noche y un día practicando de acuerdo con lo que le instruí, podría experimentar exclusivamente la felicidad por cien años, mil años, cien mil años o diez millones de años. Y él podría ser alguien que una-vez-retorna, alguien que no-retorna o alguien que entra-en-la-corriente.

“¡Ésta es vuestra desgracia, oh sakyanos, esta es vuestra pérdida! Mientras la vida peligra por causa de la pena y la muerte, vosotros observáis el Uposatha de manera completa en sus ocho factores a veces sí y a veces no”.

“Venerable Señor, de hoy en adelante observaremos el Uposatha de manera completa en sus ocho factores”.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Responder