Florilegio theravada

La Doctrina de los Ancianos.

Moderador: Ananda

Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 1949
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Budismo secular
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada

Mensaje por Ananda »

Udana 3,5

Con la atención consciente inmersa en el cuerpo
Bien establecida,
Restringiendo la séxtuple base de los sentidos,
Siempre concentrado,
El bhikkhu puede alcanzar el Nibbana por sí mismo.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 1949
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Budismo secular
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada

Mensaje por Ananda »

Udana 4,3

Cualquier cosa que un enemigo
pueda hacerle a su enemigo
o un rival a su rival
algo peor aún que eso
puede hacer una mente mal dirigida.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 1949
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Budismo secular
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada

Mensaje por Ananda »

Ud 6,4 Pathamananatitthiya Sutta

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Savatthi, en el Bosque del Príncipe Jeta, en el parque de Anathapindika. En aquella ocasión se encontraban en Savatthi numerosos samanes, brahmanes y mendicantes, de variadas sectas, que sostenían diversas teorías, que aceptaban distintas creencias, que manifestaban diferentes inclinaciones, que se adherían a diversas doctrinas.

Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El mundo es eterno; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El mundo no es eterno; esta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El mundo es limitado; esta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El mundo es ilimitado; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma es lo mismo que el cuerpo; ésta es la verdad; lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma es una cosa y el cuerpo otra; esta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El tathagata está más allá de la muerte; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El tathâgata no está más allá de la muerte; ésta es la verdad lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El tathagata está y no está más allá de la muerte; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El tathagata no está y no está más allá de la muerte; ésta es la verdad, lo demás es falso».

Y así ellos se peleaban, reñían, disputaban, vivían agrediéndose unos a otros con palabras hirientes: «La verdad es así, la verdad no es así; la verdad no es así, la verdad es así».

Entonces, numerosos bhikkhus, por la mañana, después de vestirse, tomando sus mantos y sus escudillas entraron en Savatthi en busca de limosna. Habiendo recorrido Savatthi en busca de limosna, retornando por la tarde de la recolección de limosnas, se acercaron a donde estaba el bhagavant y, habiéndosele acercado, saludando al bhagavant, se sentaron a un lado. Entonces, sentados a un lado, aquellos bhikkhus le dijeron al bhagavant: «Aquí, señor, en Savatthi, se encuentran numerosos samanes, brahmanes y mendicantes, de variadas sectas, que sostienen diversas teorías, que aceptan distintas creencias, que manifiestan diferentes inclinaciones, que se adhieren a diversas doctrinas. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: ‘El mundo es eterno; ésta es la verdad, lo demás es falso’. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El mundo no es eterno; ésta es la verdad, lo demás es falso”. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El mundo es limitado; ésta es la verdad, lo demás es falso’. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El mundo es ilimitado; ésta es la verdad, lo demás es falso”. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El alma es lo mismo que el cuerpo; ésta es la verdad, lo demás es falso’. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El alma es una cosa y el cuerpo es otra; ésta es la verdad, lo demás es falso’. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El tathagata está más allá de la muerte; ésta es la verdad, lo demás es falso’. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: ‘El tathagata no está más allá de la muerte; ésta es la verdad, lo demás es falso’. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El tathagata está y no está más allá de la muerte; ésta es la verdad, lo demás es falso’. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: ‘El tathagata no está y no no está más allá de la muerte; ésta es la verdad, lo demás es falso’. Y así ellos se pelean, riñen, disputan y viven agrediéndose unos a otros con palabras hirientes: ‘La verdad es así, la verdad no es así; la verdad no es así, la verdad es así’».

«Oh bhikkus, los mendicantes de otras sectas son ciegos, carecen de ojos, no conocen el bien, no conocen el mal, no conocen la doctrina, no conocen lo que no es la doctrina. Y al no conocer el bien, al no conocer el mal, al no conocer la doctrina, al no conocer lo que no es la doctrina, se pelean, riñen, disputan y viven agrediéndose unos a otros con palabras hirientes:

“La verdad es así, la verdad no es así; la verdad no es así, la verdad es así’.

Oh bhikkhus, en otro tiempo existió un rey en Savatthi. Ese rey llamó un día a uno de sus servidores y le dijo: “Ve tú, buen servidor, y reúne en un mismo lugar a todos los ciegos de nacimiento que se encuentran en Savatthi’. Diciendo: “Sí, señor’, aquel servidor, oh bhikkhus, obedeciendo al rey, reunió a todos los ciegos de nacimiento que había en Savatthi, y retornó a donde se encontraba el rey y una vez ahí le dijo al rey:

‘Ya están reunidos, señor, todos los ciegos que se encuentran en Savatthi’.

‘Muéstrales ahora, buen servidor, a esos ciegos un elefante’.

Y aquel servidor, oh bhikkhus, diciendo: “Si, señor’, obedeciendo al rey, les mostró a los ciegos un elefante. A algunos ciegos les mostró la cabeza del elefante y les dijo: “Así es, ciegos, el elefante’. A algunos ciegos les mostró la oreja del elefante y les dijo: ‘Así es, oh ciegos, el elefante’. A algunos ciegos les mostró el colmillo del elefante y les dijo: ‘Así es, oh ciegos, el elefante’. A algunos ciegos les mostró la trompa del elefante y les dijo: ‘Así es, oh ciegos, el elefante’. A algunos ciegos les mostró el cuerpo del elefante y les dijo: “Así es, oh ciegos, el elefante’. A algunos ciegos les mostró el pie del elefante y les dijo: “Así es, oh ciegos, el elefante’. A algunos ciegos les mostró la pata del elefante y les dijo: “Así es, oh ciegos, el elefante’. A algunos ciegos les mostró la cola del elefante y les dijo: ‘Así es, oh ciegos, el elefante’. A algunos ciegos les mostró el extremo de la cola del elefante y les dijo: ‘Así es, oh ciegos, el elefante’.

Aquel servidor, oh bhikkhus, después de haber mostrado a los ciegos el elefante, se acercó a donde estaba el rey y, habiéndosele acercado, le dijo: “Señor, los ciegos ya han visto el elefante, haced ahora lo que os parezca conveniente

Y entonces aquel rey, oh bhikkhus, se acercó al lugar a donde se encontraban los ciegos y una vez ahí, les dijo: ‘Ciegos, habéis visto al elefante?’

‘Lo hemos visto, señor’.

‘Entonces decidme, oh ciegos, ¿cómo es un elefante?’

Oh bhikkhus, los ciegos que habían visto la cabeza del elefante dijeron: ‘Señor, el elefante es como un cántaro’. Los ciegos que habían visto la oreja del elefante dijeron: ‘Señor, el elefante es como un cestón para aventar el trigo’. Los ciegos que habían visto el colmillo del elefante dijeron: ‘Señor, el elefante es como un diente de arado’. Los ciegos que habían visto la trompa del elefante dijeron: “Señor, el elefante es como un timón de arado’. Los ciegos que habían visto el cuerpo del elefante dijeron: ‘Señor, el elefante es como un granero’. Los ciegos que habían visto el pie del elefante dijeron: “Señor, el elefante es como la base de un pilar’. Los ciegos que habían visto la pata del elefante dijeron: ‘Señor, el elefante es corno un mortero’ – Los ciegos que habían visto la cola del elefante dijeron: ‘Señor, el elefante es como una mano de mortero’. Los ciegos que habían visto el extremo de la cola del elefante dijeron: ‘Señor, el elefante es como una escoba’.

Y diciendo: ‘El elefante es así, el elefante no es así, el elefante no es así, el elefante es así’, aquellos hombres empezaron a golpearse con los puños. Y el rey estaba encantado.

Del mismo modo, oh bhikkhus, los mendicantes de otras sectas son ciegos, carecen de ojos, no conocen el bien, no conocen el mal, no conocen la doctrina, no conocen lo que no es la doctrina. Y al no conocer el bien, al no conocer el mal, al no conocer la doctrina, al no conocer lo que no es la doctrina, se pelean, riñen, disputan y viven agrediéndose unos a otros con palabras hirientes: ‘La verdad es así, la verdad no es así; la verdad no es así, la verdad es así’».

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana:

Algunos samanes y brahmanes,
e stán entregados a esta clase de disputas
-hombres que ven sólo una parte de la verdad,
se disputan aferrándose a ella.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Ananda
Mensajes: 1949
Registrado: 22 Feb 2019 13:37
Tradición: Budismo secular
Localización: 스페인

Re: Florilegio theravada

Mensaje por Ananda »

Udana 8,4

La inestabilidad existe para el que tiene apego, la inestabilidad no existe para el que no tiene apego. Cuando no existe la inestabilidad, se produce la calma; cuando existe calma, no se produce la inclinación; cuando no existe inclinación, no se produce ni llegada ni partida; cuando no existe ni llegada ni partida, no se produce desaparición ni reaparición; cuando no existe desaparición ni reaparición, ya no existe ni aquí ni más allá, ni nada entre ambos. Es el fin del sufrimiento.

Imagen

ada123123
Citta, éstas son simples designaciones, el mundo de las expresiones, el mundo de las formas de hablar con las cuales el Tathagata se expresa pero sin asirse a ellas. Buda, DN 9 Potthapāda Sutta.
Avatar de Usuario
Upasaka
Mensajes: 1049
Registrado: 12 Nov 2020 20:23
Tradición: F.S.Thai Theravāda
Localización: Entre aquí y allá

Re: Florilegio theravada

Mensaje por Upasaka »

Ananda escribió: 17 Jun 2022 21:23 Udana 8,4

La inestabilidad existe para el que tiene apego, la inestabilidad no existe para el que no tiene apego. Cuando no existe la inestabilidad, se produce la calma; cuando existe calma, no se produce la inclinación; cuando no existe inclinación, no se produce ni llegada ni partida; cuando no existe ni llegada ni partida, no se produce desaparición ni reaparición; cuando no existe desaparición ni reaparición, ya no existe ni aquí ni más allá, ni nada entre ambos. Es el fin del sufrimiento.

Imagen

ada123123
13124

ada123123

"En Savatthi. «Monjes, alguien que está ocupado no está liberado y alguien que se desocupa, se libera. El estado de conciencia, monjes, mientras existe, puede estar ocupado con la forma; basado sobre la forma, establecido sobre la forma, salpicado con el deleite, podría madurar, incrementar y expandirse. Además, el estado de conciencia, mientras existe, puede estar ocupado con la sensación… ocupado con la percepción… ocupado con las formaciones mentales; basado sobre las formaciones mentales, establecido sobre las formaciones mentales, salpicado con el deleite, podría madurar, incrementar y expandirse.

 
«Monjes, aunque alguien dijera: ‘a parte de la forma, a parte de la sensación, a parte de la percepción, a parte de las formaciones mentales puedo conocer el llegar y el desaparecer del estado de conciencia, su fin, su renacimiento, su maduración, su incremento y su expansión’ -esto es imposible.

 
«Monjes, si el monje hubo abandonado la codicia por el elemento de la forma, con el abandono de la codicia, está cortada la base: no existe el soporte para establecer un estado de conciencia. Además, si él hubo abandonado la codicia por el elemento de la sensación… por el elemento de la percepción… por el elemento de las formaciones mentales… por el elemento del estado de conciencia, con el abandono de la codicia, está cortada la base: no existe el soporte para establecer un estado de conciencia.

 
«Cuando no se establece el estado de conciencia, no hay maduración ni generación alguna, sólo liberación. Siendo liberado, está firme; estando firme, está contento y no agitado; no estando agitado, personalmente alcanza el Nibbana, y entiende: ‘el nacimiento está destruido, la vida santa ha sido vivida, lo que estaba por hacer se ha realizado, y he aquí no hay más futuros estados de existencia'».


SN 22:53 Upaya Sutta.

Saludos amigo y gracias por los aportes; alimento para la mente.
eq341
อะหัง อัตตานัม พุทธัสสะ นิยยะเตมี ธัมมัสสะ สังฆัสสะ
---------------------------------------------------------------
" Los que están atentos no mueren;
los no atentos ya están muertos ".
Cap.II, v. 21 Dhammapada
Responder